Foto López: 1919 el negocio abre sus puertas.

Por: 

Para comienzos de los años 20 la fotografía en Colombia ya es una práctica social reconocida: una actividad profesional que garantiza ingresos a quienes deciden vivir como fotógrafo, y a la que tienen acceso sólo quienes cuentan con los recursos necesarios para hacerse un retrato.

Enmarcada en las dinámicas propias del negocio para la época, Gerardo López, después de aprender los aspectos técnicos para producir imágenes analógicas fotoquímicas con el padre de origen Francés Pedro Berit, decide en 1919 abrir su negocio “La Fotografía López” en un local ubicado en el primer piso de la casa de Don Juan Andrés Ruiz, en el parque de las Araucarias en Santa Rosa de Cabal, el mismo sitio donde permanece actualmente.

El local contaba con un cuarto para guardar los negativos sobre vidrio que generalmente se lavaban en el parque para ser reutilizados, un cuarto oscuro de revelado, el estudio con cámara de fuelle, focos especiales para la iluminación de estudio, telones para los fondos de las fotos y esculturas del niño Jesús para las imágenes de primera comunión.

Los retratos del archivo de Foto López, especialmente los que corresponden a los años 20, son un testimonio de la fotografía comercial de la época, caracterizada por ser principalmente de estudio, en donde personas y familias con sus mejores galas acuden a los locales fotográficos acondicionados con escenografías, mobiliario e iluminación, adecuados para las necesidades del registro, con el propósito de obtener un retrato que preserve la imagen personal o familiar, y en cierta medida como proyección social de su estatus.

Contenido Relacionado